CALABAZA DE RABIQUÉ RIBAGORZANA

CALABAZA DE RABIQUÉ RIBAGORZANA

Durante la pasada década, la búsqueda de semillas tradicionales ha sido intensa y fecunda, en muchísimas ocasiones las pocas personas que todavía mantienen el acerbo e interés por mantener vivas los tesoros heredados de sus familias o vecinos me ha obsequiado con auténticas maravillas.

María de casa Coixet nació en Mont-rebei y se casó en la localidad de Castissent, con 96 años todavía tiene fuerzas para continuar con el ciclo de la vida, sembrar, cuidar y recoger para disfrutar de la cosecha en la mesa. Actividad que en los tiempos que corren parece ser algo lejano, pero que desde que el hombre se hizo sedentario ha venido repitiendo secularmente hasta hace unos pocos años.

Por qué no todas las calabazas son iguales, la receta de hoy es la mejor muestra para verificar que si no nos tomamos el tiempo vamos a perdernos muchas de las joyas de la huerta que la naturaleza ha regalo al ser humano para su gozo y disfrute en la mesa.

María me dio muchas semillas y me dijo; si te gusta la calabaza, llévate una. Si algo me caracteriza es mi instinto por conservar todo aquello que ofrece la naturaleza, por lo que no dude en dar las gracias y coger un ejemplar. Por ello la semilla se encuentra custodiada en el Banco de Germoplasma del CITA en Zaragoza y mi amigo Adríán la cultiva actualmente en la localidad de Lúsera dentro del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara.

MAGDALENAS DE HARINA DE ESPELTA Y CALABAZA DE RABIQUÉ

Ingredientes

  • Calabaza variedad “Rabiqué” asada, 300 gr.
  • Harina de espelta de Pomar de Cinca, 250 gr.
  • Aceite virgen extra variedad “Verdeña, Negral y Alquezarana” de Bierge, 150 gr.
  • Miel de encina de Asque, 150 gr.
  • Huevos de gallina raza “Sobrarbe”, 3 unidades.
  • Levadura, 15 gr.

Elaboración

  1. Lavar la calabaza, pelar y cortar en tacos. Poner a asar sobre papel de horno durante 50 minutos aproximadamente a 170 º C.
  2. En un bol, poner los huevos, el aceite y la miel y batir todo junto.
  3. Verter la levadura sobre la harina, mezclar e incorporar sobre la mezcla anterior. Por último añadir la calabaza asada y mezclar todo el conjunto.
  4. Dejar reposar la mezcla alrededor de 2 horas.
  5. Escudillar en los moldes de magdalenas y poner a cocer a horno a 210 º C durante 7- 8 minutos, luego bajar el horno a 190 º y cocer 10 minutos más.
  6. Sacar de horno, dejar enfriar y disfrutar.

Comentario

Harina, aceite, miel, huevos y calabaza con nombre y apellidos, para ofrecer unas magdalenas distintas y con todo el sabor. La esponjosidad que confiere la calabaza a la vez que el singular sabor deben hacer reflexionar sobre la utilización de mismos ingredientes pero de procedencia distinta.

Engañar con la identidad y el valor de los cultivos en base a variedades locales es faltar a la verdad. Ya se han vendido y contado demasiadas mentiras en torno a los alimentos, es hora de empezar a transmitir un mensaje ejemplar para beneficio de todos.

Los productores locales y territorio rural lo agradecerán, la sostenibilidad en el planeta se verá beneficiada y especialmente el paladar.

Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo.

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Translate »