esperando bendecir la torta

EL REINO HUMANO EN LA ALIMENTACION

REINO HUMANO

Vivir una alimentación en libertad, es comer en consciencia, ello nos permite estar en armonía con los reinos de la tierra, nos hace estar en una dimensión universal y armónica de las cosas.  Comer en inconsciencia responde a intereses basados en la inconsciencia, especulación, desorden, hambre, destrozos, pérdida de identidad.

El ser humano tiene el don de la libertad, para favorecer y realizar acciones que mejoren el equilibrio y armonía entre los reinos. Estamos a tiempo de poder invertir esta realidad caótica y empezar a poner orden para que las generaciones futuras sean herederas de una tierra viva, bella y llena de luz.

Los niños son la mejor garantia para el cambio

Estamos a tiempo, es posible, porque no vamos a hacerlo si sabemos que tenemos que hacerlo. Lo que nosotros hacemos es lo que no hacen los demás. La aceptación es el primer paso para evolucionar, crecer, vivir. Para poner orden en las cosas, tiene que estar el orden en nosotros.
Cuando un ser humano tiene la capacidad de reconocer una acción pasada errónea, mirar un acto realizado en contra del colectivo, de la ciudadanía; es el primer paso para buscar la felicidad. La humildad de reconocer que podemos mejorar es un acto bellísimo del ser humano.

El ser humano debe sentir el placer de construir la cocina del presente basada en el reconocimiento de los otros reinos. La gastronomía, tiene que querer vivir un modelo de alimentación basado en los principios y valores universales, debemos pasar a la acción para marcar un tiempo nuevo. Trabajar es una oportunidad y posibilidad de abrir las cosas de cambiar lo que hacemos. La posición que uno toma es fundamental para que las cosas puedan cambiar, el único riesgo que asumimos con las cosas, es no hacer nada o hacerlo en inconsciencia.

Si hacemos las cosas para el colectivo, en el respeto de los reinos, esa posición es inquebrantable y esa posición es para trabajarla todos los días, pues las cosas cambian cada día. La posición que tengamos para encarar las cosas es la solución a cada situación que se generé.
Es una incongruencia querer arreglar el mundo pensando en nuestro mensaje oral y los actos miran hacia otro lado. Compramos alimentos de otro país cuando los tenemos en nuestro región, alimentos producidos por personas que su vida laboral no es justa, alimentos producidos sin atender al verdadera rol que desempeñan el reino mineral, vegetal, animal y humano para una cocina en consciencia en el planeta tierra.

No basta con ser buena persona para que las cosas cambien, hay que pasar a la acción y ser parte activa del destino de uno mismo. Es impresentable que el año 2015 sea testigo de la perdida de casi todas las culturas alimentarias locales, que la producción va en contra del cuidado y respeto de los reinos mineral, vegetal y animal, que sea deslocalizado el lugar de producción, transformación y consumo de los alimentos con el único interés de la especulación.

Cada individuo debe hacer una toma de consciencia, pues comemos todos los días y nuestros campos, profesiones, y tradiciones están desapareciendo por que el ser humano ha perdido su identidad y está en vías de perder la prosperidad en el planeta tierra.
Nos nutrimos de los alimentos y los alimentos son entre otras cosas energía. Esta energía es la gasolina que nos nutre para poder estar activos y generar consciencia. Somos creadores de consciencia y para ello debemos comer alimentos que rezumen energía de consciencia en cada momento.

El cambio es una realidad y necesidad si no queremos tener que volver a caer en el mismo error. La mayor toma de consciencia es entender donde nos hemos equivocado para no volver a repetir y vivir lo que tengamos que vivir.
El paso a dar es que cada ser humano ocupe el lugar que le corresponde y viva lo que realmente tiene que vivir, en total libertad y haciendo sus propias elecciones.
El hombre es responsable de sus elecciones, somos lo que somos ahora y estamos donde estamos en este momento, fruto de todo lo que hemos hecho y hemos dejado de hacer. El hombre es capaz, si se libera de sus límites y se compromete con el mismo y con el colectivo, de poder participar, compartir, expresar, evolucionar y vivir la cocina en total armonía con los reinos de la naturaleza.

¿Cuando el hombre va a despertar de esta inconsciencia?

4. reino humano b

Los cocineros tienen una gran responsabilidad

 

Bibliografía consultada.

– Tratado de Telurología. D.Didier. Ediciones Parientes, 2002.

– La Nutrición Sensorial. Didier Delrieux & Abigaelle Lacombe Didier. Ediciones Maison Dunoyer, 2012.

Posted in LOS REINOS DE LA TIERRA, REINO HUMANO and tagged .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image