Tomate rosa con aceite de albahaca

GASTRONOMÍA EN LAS FIESTAS DE “SAN LORENZO”

Es importante abrir la mirada sobre el mundo y lo que nos rodea. Hay que tomar el tiempo para las cosas esenciales y asi poder mirar la realidad que acontece sobre la gastronomía y su relación con el hombre. El gran error, es poner un muro entre la vida científica y la vida espiritual en este mundo globalizado, la verdad es una misma realidad.

Comer es un acto vital, comer en consciencia es una responsabilidad que nos hace más humanos y nos permite ver el vínculo entre el alimento y el planeta. La gastronomía es la expresión de un pueblo, su relación, vínculo, cohesión con los reinos de la naturaleza es el valor social más humano. Proteger cada rincón de la tierra, es una responsabilidad, la tierra es nuestra casa, es fuerte pero a la vez frágíl. Puede ser que los errores de los hombres no permitan vivir en la tierra dentro de unos años.

Calabacín blanco

Calabacín “Blanco”

Entrar en la gastronomía de las fiestas de San Lorenzo es entrar en lo profundo e interior de la sociedad Oscense. Encarnar la realidad existencial de lo que acontece en las mesas y en los platos es una realidad de la cultura y a la vez un compromiso por reconocer, mantener y salvaguardar la identidad del patrimonio alimentario de la capital Oscense antes que sea demasiado tarde.

Renuciar es abrirse a todo. Sí comprendemos que muchos de los hábitos gastronómicos recientemente adoptados no han aportado nada especial en la cultura y si han puesto en grave riesgo de desaparición la riqueza y diversidad local que este territorio ha mantenido durante generaciones nos puede dar una idea de la situación actual.

Judías Pintas de la Hoya

Judía “Pinta de la Hoya”

Ser un buen ejemplo, es comprometerse con la identidad de uno mismo y del territorio para mostrar a las generaciones futuras la verdadera gastronomía de las fiestas de San Lorenzo con lo que ello representa para la vertebración, cohesión y futuro del territorio.

Nutrirse con las singularidades de esta tierra, nos permite ser actores y responsables de nuestras elecciones. Nos da la autoridad para expresar la esencia y la sustancia de las cualidades y calidades que el reino mineral imprime en la diversidad del reino vegetal local y singularidades del reino animal, para dar un sinfín de sabores, colores, texturas, aromas, etc…. que hacen de la gastronomía local un verdadero extandarte y activo vivo de esta tierra.

Algunos de los alimentos más representativos en la fiestas laurentinas: La Sal de Naval “el consumo actual es testimonial”; los Aceites Virgen Extra variedades Verdeña, Alquezarana, Negral” (actualmente el consumo local es bajo); la Cebolla Porrona “a la espera de su recuperación”; la Cebolla Dulce; el Calabacín Blanco “actualmente en recuperación su cultivo”; el Tomate Rosa; el Pimiento Morro de Vaca “producción y consumo familiar”; el Alpicoz “cultivo y consumo testimonial actualmente”; el Melón Piel de Sapo “su cultivo se ha perdido y se trae de fuera”; el Melocotón Temprano; las legumbres “especialmente la Judía del Pilar, la Judía Blanca de la Hoya y la Judía Pinta de la Hoya“, (el cultivo de estas variedades esta empezando a resurgir); el Pollo de Corral “producción escasa para satisfacer la demanda”; el Lechal de Churra Tensina “actualmente su consumo es minoritario”, el Cordero Masito de Xisqueta “producción testimonial y de consumo familiar”.

Masito

Cordero “Masito”

Los platos con mayor protagonismo dentro de la gastronomía laurentina. Para empezar el día, Fritada de cordero, Fritada de calabacín y Huevos fritos con longaniza. Las ensaladas de Tomate Rosa, Alpicoz y Apañijo son excelentes platos para refrescar y abrir el apetito. Las Judías de Fiesta acompañadas con carne o embutidos son un referente clásico. El Pollo Chilindrón es de consumo obligado el día de San Lorenzo como marca la tradición, el Cordero Asado con patatas es otro de los platos de consumo habitual en las fiestas. Para acabar la comida el Melón y el Melocotón con Vino hacen las delicias de cualquier comensal.

Pollo de Corral chilindrón

Pollo de corral “Chilindrón”

Por último señalar el papel que tiene la albahaca desde que forma parte de la fiesta laurentina. La variedad de albahaca que se cultiva en la huerta Barbereta de Huesca, destaca por tener una flor más pequeña y un olor más intenso. En las últimas décadas este producto a dado rienda suelta a reposteros y cocineros para crear nuevos platos y productos como; Helado de Albahaca, Aceite de Albahaca, Mermeladas con Albahaca, etc…..

Con demasiada frecuencia nos alejamos de lo cotidiano, solo la humildad nos va a permitir reencontrar el potencial, la armonía el quilibrio y sabor del producto local y así salvaguardar el patrimonio alimentario que identifica a la ciudad en las fiestas de San Lorenzo, que no es ni mejor ni peor, sencillamente “Es”.

Alberto Ruiz de la Cooperativa La Sazón

Alpicoz en la Huerta Achordiga

¡¡Felices fiestas¡¡

                                                                    Paremia “Cambiando el hábito alimentario, cambiamos el mundo”

 

Posted in CULTURA ALIMENTARIA and tagged , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *