buena 1 - copia

JUDÍA BARRADA NEGRA DE TARAZONA

JUDÍA BARRADA NEGRA CON TOMATE Y BACALAO

En la Comarca de Tarazona y el Moncayo pueden presumir de tener algunas de las mejores variedades locales de judías del país. Destacar la judía trapera, la judía tempranilla, la judía barrada negra y la judía barrada roja.

Carlos Sáinz agricultor ecológico lleva una década cultivando y comercializando un buen número de productos locales en la finca “Hortal de Carlos” situada en el paraje Balsiel para disfrute de los Turiasonenses.

buena 1

Judía barrada negra de Tarazona

La judía barrada negra es una judía de mata alta, de excelente sabor, fácil cocción, textura suave y mantecosa cuando es para seca. En tierna es muy interesante, las vainas planas con manchas moradas, destacan por su excelentes atributos organolépticos.

JUDÍA BARRADA NEGRA DE TARAZONA

Ingredientes

  • Judía “Barrada negra” del Hortal de Carlos de Tarazona, 300 gr.
  • Cebolla “Blanca babosa” de casa Barbereta en Huesca, 3 unidades.
  • Ajos, 3 dientes.
  • Tomates de colgar “Cerecero aterciopelado” de Pomar de Cinca, 8 unidades.
  • Aceite virgen extra variedad “Negral” de Bierge, 1 d/l.
  • Bacalao, 250 gr.
  • Sal de Naval.

BUENA 3

Elaboración

  1. Dejar en remojo las judías en agua fría, 10 horas.
  2. Cambiar el agua y poner a cocer las judías con agua fría y una cebolla babosa. Cuando arranque a hervir el agua, espumar y bajar el fuego. El tiempo de cocción será de alrededor 35 minutos. Una vez cocidas reservar.
  3. Desalar el bacalao, enharinar, freír y reservar.
  4. En el aceite del bacalao, rehogar la cebolla babosa en brunoise, añadir el tomate rallado y sofreír todo junto unos minutos.
  5. Incorporar el sofrito sobre las judías y dejar cocer todo junto 5-10 minutos más y poner a punto de sal.
  6. Emplatar junto con el bacalao.

BUENA 5

Comentario

En la cata realizada en Tarazona el pasado diciembre con motivo de un trabajo de investigación sobre las características de las variedades de judías locales de Aragón por la Red de Semillas de Aragón, resulto ser la variedad de judía local que mayor aceptación tuvo.

La receta responde al criterio habitual de consumo en base a las productos estacionales o que más facilidades ofrecían para conservarse en las casas cuando las neveras y congeladores brillaban por su ausencia. Tomates, aceite, cebollas y judías eran productos de uso cotidiano y muy presentes en las cocinas, no tanto el bacalao que quedaba en manos de las casas con más recursos.

                                                   Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo.

Posted in LEGUMBRES and tagged .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image