CRESPILLOS DE BORRAJA EL DÍA DE LA VIRGEN DE MARZO

CRESPILLOS DE BORRAJA EL DÍA DE LA VIRGEN DE MARZO

El uso de la hoja de borraja en cocina responde al ingenio e intuición popular de ciertas localidades de la geografía aragonesa. El simbolismo que caracteriza la unión de los crespillos y la anunciación por el arcángel Gabriel a la Virgen María el 25 de marzo, explica la espiritualidad y el fervor de la sociedad hasta hace algo más de medio siglo en las zonas donde se vivía esta fiesta litúrgica. Cultura y religión se nutrían para dar origen a las tradiciones seculares que definían la identidad e idiosincrasia de un pueblo. La sabiduría popular dio origen a los crespillos el día de la virgen de Marzo como presagio a una buena cosecha de olivas.

Imagen de María, en el Santuario de Santa María de Dulcis en Buera, (Huesca).

– Resulta bien difícil mantener una sociedad viva por dentro y por fuera, si la espiritualidad no forma parte de lo cotidiano. –

Es digno de admirar y reconocer como nuestros antepasados hacían uso y provecho de las hojas para elaborar los exquisitos e inéditos crespillos. Curiosamente en las hojas hay mayor presencia del ácido gamma- linolénico y encima no se hierven salvo una vez pasadas por la masa las hojas, se fríen durante unos segundos en aceite de oliva virgen extra.

Aquí algunos opiniones sobre la –fiesta crespillera- recogidas en el libro “Monumentos del Reino Vegetal del Pirineo Central”:

José Antonio Adell y Celedonio García en la publicación, Fiestas y Tradiciones del Pirineo, señalan en el volumen de la primavera la fiesta de La Encarnación (día 25); [Esta fecha se suprimió como fiesta de precepto a comienzos de los años veinte, en Huesca algunos comercios aún cerraban sus puertas después de desaparecer como día festivo del calendario. En los pueblos, aunque desapareció la fiesta, no se abolió la costumbre de hacer crespillos: «Pa la Virgen de Marzo os crespillos en o plato». Arnal Cavero nos explica qué son los crespillos y la importancia de este postre en la montaña aragonesa: «El crespillo es una hoja tierna de borraja ahogada en una mezcla semilíquida de huevos batidos con azúcar y harina, frito todo en aceite de la cosecha última. Hacer, comer, regalar cambiar crespillos el día de la Virgen de marzo es, en aquel rincón de España, de ritual sagrado.]

Joaquín Coll, en la obra «Manjares del Somontano» enumera varias elaboraciones con borraja; [Borraja con aceite crudo. Borraja con almejas. Ensalada de borrajas con queso y dos recetas de crespillos. Se trata de otro rito primaveral de fecundidad y se oficia, según «vox populi» para que se queden preñadas las oliveras.

Manuel García Guatas, en la publicación de «De boca en boca», escribe sobre los crespillos; [También desde hace otros tantos años viene celebrándose en Barbastro en torno al 25 de marzo la fiesta del crespillo que tiene lugar en la plaza del Mercado. Se trata de un popular postre de sartén, realizado básicamente con hojas de borrajas, envueltas en huevo y azúcar y otros añadidos aromáticos que han convertido este sencillo postre de Barbastro y de otros pueblos de su Somontano en una fiesta popular y ritual relacionado con la fecundidad de la Virgen María, en la festividad en ese día de su preñez, para que sea propicia y así las oliveras sean fecundadas y fecundas.]

Desde hace dos décadas el Ayuntamiento de Barbastro y la asociación cultural “Tradiciones del Somontano” recuperaron la fiesta del Crespillo. Cada domingo más cercano al día 25 de marzo se elaboran alrededor de 10.000 crespillos que se reparten en la plaza del mercado de la ciudad del Vero. En el año 2015 esta fiesta fue declarada “Fiesta de Interés Turístico de Aragón”.

CRESPILLOS DE LA VIRGEN DE MARZO

Ingredientes

  • Hojas de borraja variedad “Movera”, 80 -100 unidades.

Para la masa

  • Piel de naranja, 2-3 unid.
  • Anís en grano, 2 c. s.
  • Anís de Colungo, 1 vasito.
  • Aceite virgen extra Negral, Verdeña y Alquezarana de Bierge, 1/4 dl.
  • Panela, 120 gr.
  • Huevo de gallina de raza Sobrarbe, 4 unid.
  • Harina variedad “Espelta” de Pomar de Cinca, 500 gr
  • Gaseosas, 4 unid.
  • Aceite para freír los crespillos, 1 L.

Elaboración

  1. Lavar las hojas de borraja, escurrir y dejar las hojas sobre un paño para secar.
  2. Preparar un cocimiento con la piel de naranja, el anís y 3-4 dl de agua.
  3. Poner en un bol el aceite, los huevos, la panela y el agua de naranja y anís y el anís de Colungo. Incorporar la harina y las gaseosas, mezclar bien y dejar reposar 2-3 horas la masa.
  4. Pasar las hojas de borraja por la masa y freírlas en el aceite de oliva. Dejar enfriar, pasar por azúcar y colocar en una fuente.
  5. ¡¡Buen provecho y feliz día de la Virgen¡¡

Comentario

Probablemente estaremos ante el dulce más saludable del planeta tierra y tristemente escasea su elaboración en las casas y es nula en los establecimientos de hostelería a pesar de las muchas citas bibliográficas que si hablan de este excelso dulce «Los Crespillos».

Un capítulo que merecería la pena investigar, es la creación y transformación de productos elaborados donde la borraja tenga un papel importante como ingrediente por todas las bondades que atesora.

Por último, resaltar la recién creada “Cofradía de la Borraja y el Crespillo de Aragón”, como muestra de lo que ha representado la borraja en Aragón, así como de la singularidad y potencial que todavía tiene que protagonizar esta verdura en esta tierra.

Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo.

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Translate »