BUENA 1

TOMATERAS DE VILLAR DE LOS NAVARROS

Los Italianos se adjudican como los creadores de la pizza, en Villar de los Navarros certifican que son los padres de las tomateras.

Esta localidad zaragozana de la comarca de Daroca puede presumir de tener una elaboración de carácter internacional con nombre propio. Las tomateras es una creación fruto del ingenio y el aprovechamiento del horno el día que se cocía el pan en los pueblos. En épocas donde se masaba en las casas el pan para la semana y se cocía en el horno municipal se rendía culto a la imaginación y destrezas culinarias para obtener otras elaboraciones con las que agradar a la familia. En esta localidad todavía Carmen y Manolo Jesús Crespo mantienen la tradición en hacer tomateras, patateras y dulces tradicionales.

TOMATERAS DE VILLAR DE LOS NAVARROS

Ingredientes

  • Harina Aragón trigo 03 de Leciñena, 430 gr
  • Agua Veri, 1dl
  • Cerveza la Zaragozana, 1 dl
  • Aceite virgen extra variedad Verdeña de Bierge, 1 dl gr
  • Sal de Naval.
  • Orégano.
  • Tomate de colgar de la Huerta La Achordiga de Huesca, 6-8 piezas.
  • Pimiento de la Huerta Barbereta de Huesca, 2-3 unidades.

BEUNA 3

 

Elaboración

  1. Poner la mitad de la harina en un bol e incorporar el agua, la cerveza, un tercio del aceite y la sal. Mezclar bien y dejar en un lugar caliente un par de horas que la masa suba.
  2. Pasado este tiempo añadir el resto de la harina hasta conformar una masa que podamos estirar con rodillo. Dar forma cuadrada o redonda según el gusto.
  3. Lavar las hortalizas y cortar los tomates en rodajas y pimientos en tiras largas.
  4. Formar las tomateras, espolvorear orégano, una pizca de sal y una raya de aceite.
  5. Hornear y comer.

BUENA 2

 

Comentario

!!Vaya con las tomateras de Villar de los Navarros!! Un autentico lujo al alcance de todos. Esta receta la he confeccionado utilizando productos del territorio con identidad, para darle ese toque de autenticidad y rememorar el significado de tradición, sabor y cultura local. Descaradamente diferente, sabrosa esta sencilla y curiosa elaboración Aragonesa. Otra muestra de la grandeza, diversidad y de la pericia e imaginación de los hombres que han habitado nuestra tierra siglos atrás.

Todavía hay personas que se atreven a decir que Aragón no tiene tradición culinaria como nuestras vecinas comunidades. Aquí les dejo una muestra donde hasta el nombre de la elaboración expresa un pasado con personalidad propia. ¿Qué pasa en Aragón que tenemos un concepto tan bajo y limitado de nuestra historia y patrimonio alimentario? Se acuerdan de la frase; “En Aragón somos pocos, pero no poco”.

Disfruten y hagan disfrutar en la mesa, no hay placer más universal que reporte mayor satisfacción a los hombres.

                                                                                                               Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo

Posted in CEREALES and tagged .

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *