16 OCTUBRE 2020 DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN

16 OCTUBRE 2020 DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN

CULTURA DEL PLANETA

Desde el año 1979 la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), celebra anualmente cada 16 de octubre el “Día Mundial de la Alimentación”. En la edición del año 2020, se hace un llamamiento mundial a la solidaridad para conseguir que los alimentos saludables lleguen a todos los rincones del planeta, especialmente a los lugares más desfavorecidos y que han resultado más dañados por la crisis del COVID19.

Desde este blog, hago una petición para sumar fuerzas y divulgar lo que significa la Cultura del Planeta. Una vida sin cultura es vivir una vida a medias; la lectura, el teatro, la música, el cine, la pintura, etc,….llenan una mitad de nuestro ser; ¿pero alguien se ha preguntado lo que verdaderamente llena la otra mitad de nuestra ser?

Tener Cultura del Planeta es abrirse a lo que en el último siglo los intereses y el poder han ido ocultando. La sociedad de los países más desarrollados (la sociedad del bienestar o del acomodo) que cree tener la legitimidad para autoproclamarse detentora de la verdad, ha ido apartando al ser humano de su nexo con la naturaleza y el planeta.

Consciencializar la vida en su totalidad nos abre a comprender que cada uno es una parte del todo, que cada uno debe ocupar su lugar. Buscar la armonía con los seres humanos, con el territorio donde vivimos nos permite salir de la rutina. Cuando somos conscientes de nuestras acciones, es un indicador que estamos presentes en esta vida. Entender que somos una parte del planeta, es la llave para abrir y habitar las cosas que de verdad importan en la vida.

Comprender la Cultura del Planeta es recuperar la conexión con la naturaleza, el vínculo con los animales, la relación con las plantas, la comunión con la tierra, esa tierra fértil que es base y sustento de nuestra alimentación y del sabor que de ella nos nutrimos y a la vez los seres humanos nutrimos a la tierra si el acto de comer se hace con respeto y reconocimiento de que somos una parte del planeta y nuestro papel es vital para el devenir del mismo.

En la actualidad el desorden social, político, etc,.. en un país, en una región, evidencia la situación que vive el campo y por extensión las zonas rurales. Abandono de los cultivos tradicionales, pérdida de las semillas locales, menoscabo del acervo popular, etc,.. todo ello está dando origen a una sociedad alienada, dependiente, vulnerable, acomodada y obediente.

Semillas de legumbres locales. Red de Hortelanos del Sobrarbe, Huesca.

Hay dos cosas que forman parte de la condición humana y que lo acompañaran durante toda su existencia, el lenguaje y el alimento. Actualmente casi todo esto está dirigido y en manos del poder, seguir permitiendo esto es perderse una gran parte de lo que la vida nos tiene preparado, en nuestra mano está pasar a la acción.

Hablar y comer bien, es una forma recíproca de nutrirse uno mismo y de nutrir la vida. El buen hacer en la cocina y en las palabras no se fundamenta en el lujo, sino en las cosas adecuadas, saludables y convenientes. Aspectos que podrían parecernos sencillos de conseguir y de sentir, pero dado el desapego de la sociedad moderna y las personas con poder sobre la espiritualidad y la desvinculación con la naturaleza la realidad es bien distinta.

Las palabras y la comida son como -la sangre al corazón- si no fluye con amor la vida enferma. Construir con palabras espacios de dialogo y de reflexión son una necesidad para el devenir de la sociedad en beneficio del colectivo, crear platos con sabor, con salud para los comensales y para el propio planeta es una necesidad primal para la convivencia de hombres y mujeres en este nuevo tiempo.

De qué manera podemos nutrir nuestras células de forma saludable, si el alimento está en manos de especuladores. Alimentar las células con alimentos locales, menos procesados, que fomenten la biodiversidad en el planeta permite que la humanidad conecte con una posición más universal. Cuando los hombres y mujeres se reconocen, colaboran de manera conjunta, tienen la capacidad de construir un espacio donde el amor, las palabras y los gestos se conjugan de forma armoniosa para expresar la mejor versión de la Cultura del Planeta.

Me causa admiración algo que estoy aprendiendo en relación a los elementos de la naturaleza y los animales, no es algo nuevo y si hablamos de la identidad de España, todos conectamos el relieve con el de una piel de toro extendida. El animal toro, expresa muchas más cosas que la fuerza y las corridas, a través del arquetipo del toro y el correspondiente elemento tierra nos conectamos con el sentido del gusto. Por lo tanto no es casualidad la relación del término “dieta mediterránea” que acuño el Doctor Ancel Keys en el año 1975 con el modelo saludable y cultural que ha formado parte de la idiosincrasia alimentaria en este país y algún otro de la cuenca mediterránea.

Termino con esta última reflexión; protejamos la cultura yendo un día al cine, otro al teatro, un día a un concierto y otro a un museo, etc,.. pero seamos el mejor ejemplo nutriéndonos de la única cultura que se disfruta con los cinco sentidos, tenemos la oportunidad de hacerlo cada día y varias veces cuando preparamos una comida y nos sentamos en la mesa. Es hora de que el alimento tome su verdadero rol y centralidad en la vida cotidiana, por lo que significa el sabor en nuestros paladares, en nuestra salud y en el cuidado del planeta.

Luz y conocimiento en este tiempo, Cultura del Planeta para permitir a las generaciones presentes y futuras ser las precursoras de este cambio.

¡¡¡El cambio ha empezado¡¡¡

Ismael Ferrer

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Translate »