TIEMPO DE PASCUA & CULECAS, ROSCAS DE PASCUA, CACAMBOSES Y CESTETAS

TIEMPO DE PASCUA & CULECAS, ROSCAS DE PASCUA, CACAMBOSES Y CESTETAS

Entre el domingo de Resurreción y el domingo de Pentecostés se celebra la Pascua. La Pascua, “el paso de un estado a otro”, que este año sea un verdadero pasaje aun tiempo nuevo, que renazca una vida donde el amor brote en abundancia para sanar las heridas del alma colectiva y del planeta.

Las “Culecas” es un dulce que rememora el tiempo de Pascua, y para adornarlo se le añadía unos huevos como símbolo de fecundidad y de fertilidad para presagiar un venturoso año en el campo.

-Bibliografía gastronómica Aragonesa-

Rafael Montal en su libro “Dulces y postres de Aragón” describe una receta con este curioso dulce; – Culeca de La Almunia -.

El libro “Cocina Popular del Valle del Huecha” de María Pilar Garde cita una receta de – Culecas – en Maleján. [A la masa se le da forma de mujer, bien marcada la cintura, con los brazos en jarras y como ovarios dos huevos duros que se meten dentro de la masa…]

La publicación de la Val de Onsera, “Alimentos de Aragón” escribe sobre las – Culecas – [Masa de torta a base de harina, manteca, azúcar, huevos, levadura y leche a la que se da diferentes formas y tamaños. Se puede colocar un huevo en el centro, dos en los lados o cuatro alrededor. Esta torta que se hace sobre todo en tiempos de Pascua, que resume tradiciones ancestrales (recuérdese cuando los párracos recogían huevos por las casas), también se relaciona con los con los ritos de bendición de términos, buscando la deseada fertilidad de la tierra…]

El libro “Cocina Aragonesa” de Antonio Beltrán, nos da esta información; [Si pasamos a las tortas, roscones, rollos, roscas, etc., hallaremos las más variadas formas, discoidales, rectangulares, anulares, etc., y la posibilidad de que se preparen con rellenos, o con huevos duros sobre ellas; en Borja y Tauste estas últimas se llaman “culecas” y se consumen los días de San Jorge y de San José, respectivamente, aunque su origen esté en las monas de Pascua.]

-La Actualidad-

En la provincia de Huesca, hay tres poblaciones que mantienen esta tradición, como son Ballobar, Castejón de los Monegros y Velilla de Cinca.

Ballobar, apadrina este tradicional dulce con el nombre de “Cacamboses”, especie de bollo relleno de huevo duro y longaniza. Ballobar come durante toda la Pascua el “Cacamboses” especialmente en el desayuno y también para postre.

Cestetas de Panadería Serrate en Castejón de Los Monegros 

En Castejón de los Monegros, se les llama “Cesteta”, es un bollo redondo con un huevo cocido en medio. La tradición se mantiene y el lunes de Pascua se va a comer al campo y de merienda se come la “Cesteta”.

La localidad de Velilla de Cinca el lunes de Pascua tiene la tradición de preparar carrozas y engalanaras para ir al monte a comer en cuadrillas y de postre se come la tradicional “Culeca”.

Rosca de Pascua de Panadería Félix en Bordón

En Teruel destaca la localidad de Bordón en el Maestrazgo, elabora este dulce con el nombre local de “Rosca de Pascua”. Es una rosca de masa de bollo, que incorpora trozos de adobo en su interior y los huevos cocidos en la superficie. La tradición era que el padrino se la regalaba al ahijado, aunque los pastores también recibían una rosca por su labor de cuidar el ganado. En Bordón el domingo y lunes de Pascua se va a comer al campo y para merendar se come la “Rosca de Pascua”.

Culeca en La Almunia de Doña Godina

La población Zaragoza de La Almunia de Doña Godina, celebra el domingo de Pascua en el campo, la gente sale en cuadrillas a comer y de postre se toma la tradicional “Culeca”. Cuentan que en La Almunia de Doña Godina cuantos más huevos se podían meter en la “Culeca” más aparentaba la familia, por lo que podían pesar varios kilos.

CULECA DE PASCUA

Ingredientes

  • Harina variedad “Espelta” de Pomar de Cinca, 700 gr.
  • Harina de trigo blanca, 300 gr.
  • Levadura panadera seca, 2 sobres.
  • Leche de vaca, ½ L.
  • Azúcar moreno de caña, 150 gr.
  • Miel de romero de Asque, 150 gr.
  • Ralladura de limón, 3 piezas.
  • Mantequilla, 125 gr.
  • Huevos, 4 unid.

Elaboración

  1. Juntar la leche templada, la levadura y 100 gr de harina de espelta. Tapar con papel film y dejar reposar a temperatura ambiente hasta que doble su tamaño.
  2. Por otro lado calentamos la mantequilla, junto con la leche, la azúcar y la miel.
  3. En otro recipiente grande poner el resto de la harina tamizada, dentro poner los huevos batidos y los dos preparados anteriores. Mezclar con espátula, se queda una masa semilíquida que se pega a las manos. Pero esa es la textura correcta.
  4. Tapar con papel film y dejar unas 3 horas fermentar como mínimo, se puede dejar la masa hasta 6-8 horas subir.
  5. Encamisar 3 moldes con aceite y harina.
  6. Poner la masa en los moldes y dejar de nuevo subir otras 3- 4 horas.
  7. Batir un huevo para que antes de poner los moldes a cocer, pintar la superficie y espolvorear con almendra molida o fileteada.
  8. Cocer a 180 º C alrededor de 18 -20 minutos.
  9. Al salir del horno, poner el huevo cocido.
  10. ¡¡Buen provecho¡¡

Comentario

Lamines que forman parte de la historia pagana y religiosa, ritos y costumbres que dan la singularidad a cada territorio. Un patrimonio único y que es una tarea de todos conservarlo para dejarlo en herencia a las generaciones venideras como han hecho con nosotros.

Sabores distintos, para momentos diferentes. Hay tantas nombres y recetas; “Culecas, Cesteta, Cacamboses, Rosca de Pascua” como manos las elaboran. Yo te propongo esta que la hace especial por la harina de espelta que utilizo; ¿Cuál es la tuya?

¡¡Feliz domingo de Pascua¡¡

                                                Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Translate »