BANCO GERMOPLASMA HORTÍCOLAS DE ZARAGOZA -40 AÑOS SALVAGUARDANDO VIDA-

BANCO GERMOPLASMA HORTÍCOLAS DE ZARAGOZA -40 AÑOS SALVAGUARDANDO VIDA-

El Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), se encuentra en el barrio de Montañana a escasos kilómetros de la capital aragonesa. Es un organismo público de investigación adscrito al Departamento de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento del Gobierno de Aragón.

El Banco de Germoplasma Hortícola del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (BGHZ-CITA) se creó en el año 1981. El papel que ha jugado en estos 40 años de historia es el de la salvaguarda y conservación de la biodiversidad hortícola y de legumbres. Desde ese día muchas cosas han cambiado en el propio centro y en la conformación y visión global que hoy se tiene en materia de biodiversidad pero bien cierto es que de no haber sido por esta acción y ante el éxodo de la población en el medio rural y el abandono tradicional del cultivo de las huertas y de aquellos vegetales que han conformado de una u otra manera el sustento durante generaciones hoy hablaríamos de una catástrofe sin precedentes. A pesar de todo ello la pérdida de semillas locales por falta de relevo generacional y la desaparición de los guardianes de las mismas en los pueblos ha sido muy grande.

Semillas tradicionales prospectadas en Aragón y custodiadas en el BGHZ.

En estas cuatro décadas por todo el material que conserva el (BGHZ) es un referente tanto a nivel nacional como internacional. Custodia alrededor de 17.000 entradas pertenecientes de más de 300 especies. El (BGHZ) está integrado en la Red Nacional de Recursos Fito-genéticos que gestiona el INIA.

 El año 2007, el (CITA) recibió un premio de la Fundación Biodiversidad que pertenece al Ministerio de Medio Ambiente y la colaboración del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y de la Sociedad Española de Agricultura ecológica. El reconocimiento fue al mejor trabajo de investigación y experimentación en agroalimentación ecológica por el libro “Variedades Autóctonas de Cebollas Españolas” editado por el CITA y escrito por los investigadores Miguel Carravedo y Cristina Mallor.

 Durante los años que estuvo como curator el investigador Miguel Carravedo vieron la luz importantes libros que dan solidez, fuerza y consolidan el papel que tiene este departamento.

Semillas tradicionales prospectadas en Aragón y custodiadas en el BGHZ.

Comparto una posición y una apreciación referente al papel que tiene el BGHZ en la sociedad, un departamento con un rol que va más allá incluso que el de una biblioteca, en el BGHZ están los ingredientes en forma de semilla esperando que un protagonista pueda escribir su propia historia, en un lugar donde la vida pueda florecer.

La generación de mujeres y hombres que está desapareciendo en las últimas décadas en los territorios rurales se lleva un acervo cultural, unos valores humanos y una sabiduría ligada a su conexión con la naturaleza que va a ser muy difícil recuperar en la sociedad, salvo que haya un compromiso manifiesto por reconocer su obra.

Una labor fundamental es la de la conservación, pero bien es cierto que la vida, es vida cuando esta, está en movimiento. Con ello quiero expresar que hace falta un cambio estructural en la forma y en el fondo de la visión social sobre este centro público y sobre la educación ciudadana. De no encontrar una salida al complejo enredo que nos ha llevado los tiempos que nos tocan vivir, asistiremos a un panorama tan cruel como impropio de seres humanos conscientes.

Visita al BGHZ de alumnos de Grado Superior de Cocina de la Escuela de Miralbueno de Zaragoza. Año 2016.

Recuerdo el día que lleve al que fue el primer grupo de estudiantes de hostelería que visitaba el BGHZ, un día emotivo y esperanzador para trazar alianzas entre lo que debe ser la formación de una de las profesiones que mejor deberían saber lo que alberga en el estómago el BGHZ. Un mundo repleto de formas, colores, olores, texturas y sabores en forma de semillas, un mundo esperando salir de los fríos frascos de cristal y tomar vida al contacto con la tierra.

También guardo un profundo recuerdo de las tres estancias formativas que pude realizar los años 2015, 2016 y 2017 en el BGHZ a las órdenes de la responsable del banco, Cristina Mallor. Una experiencia única que me permitió concretar y ordenar ideas entorno a la realidad hortícola y de legumbres que hubo en Aragón tiempo atrás y la situación que acontece en el territorio rural a principios del siglo XXI.

Durante la década pasada numerosas prospecciones realice en todo el territorio aragonés, participe y colabore en distintos ensayos de legumbres y hortalizas y realice fichas un buen número de fichas en torno a las semillas recogidas. Aquí dejo un enlace para poder ver un poster fruto de esa colaboración.

Garbanzos singulares de Aragón;    http://hdl.handle.net/10532/3752

https://citarea.cita-aragon.es/citarea/bitstream/10532/3752/1/2017_188.pdf

Mi manera de celebrar esta efeméride es con la donación de las semillas prospectadas durante este verano; Maíz palometero y pepino largo de Alcorisa, haba y lechuga morada de la Val de Pomar, boliche rojo de Aratores, yeros y guija pequeña de Mosqueruela, judía de la manteca de Bordón, calabaza de alma de Pitarque y judía del casco royo de Rubielos de Mora.

Visita al BGHZ, noviembre de 2021.

El mejor deseo para que se cumplan otros 40 años del BGHZ y mi más sincera gratitud a todas las personas que han contribuido de una u otra manera a hacer grande y visible este departamento.

Desde este blog; mi apoyo y larga vida al BGHZ y a todo su equipo. Suerte, buen trabajo y mucho éxito.

 

           Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo.

 

 

 

 

 

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Translate »