JUDÍAS TRAPERAS DEL MONCAYO

JUDÍAS TRAPERAS DEL MONCAYO

Hay muchos motivos para visitar la localidad el Moncayo, el Monasterio de Veruela, las setas, la carne de lechal de la raza Cabra Moncaina, desde ahora apunten a la lista las “Judías traperas”.

El pasado día 4 de noviembre en el Restaurante “El Molino de Berola” de Vera del Moncayo se ofreció una degustación de judías traperas para amigos y defensores de esta sublime legumbre. Un menú de lujo gracias al protagonismo y significado que han tenido las Judías traperas” en este territorio.

Para empezar….

Ensalada de achicoria y escarola

Jamón de Teruel

Seguimos con...

muy-buena-1

“Judías traperas” con almejas

 

muy-buena-4

“Judías traperas” con perdiz

 

muy-buena-5

“Judías traperas” con morro y oreja

De dulce…

muy-bueno-3

Mousse de “Judía trapera” con gelatina de trufa “Tuber melanosporum

Los responsables de esta acción muestran su compromiso con el territorio y la cultura local además de la defensa por la gastronomía y la identidad del lugar que habitan.

Ángel Bonel, agricultor e ingeniero agrónomo nos hizo saber que el objetivo prioritario es el de recuperar la variedad y promocionarla. Ángel afirma que una judía de estas características, cultivada a más de 700 metros, en terrenos a base de sedimentos y gravas y el riego consecuencia del manantial del Huecha da un producto de primer orden y que sería un grave error, dejar y/o permitir desaparecer este tesoro de la comarca del Moncayo. Algunos de los pueblos que cuentan con mayor historia en el cultivo de la “Judía trapera” son; Añón del Moncayo y Litago.

Miguel Ibañez, director del restaurante el Molino de Berola, es un entusiasta y promotor de los productos que identifican la comarca. Nos cuenta Miguel que la “Judía trapera” es un emblema en el territorio gracias a sus bondades organolépticas y sensoriales y que aunque todavía quedan algunos abuelos que mantienen el cultivo, la realidad es que no hay relevo generacional.

El cocinero, Juan José Latorre expreso las cualidades de la “Judía trapera”. Una legumbre que aunque se pase de cocción no se deshace y la piel no se nota ni se despega del albumen. Una judía de cualidades excepcionales que no deja a nadie indiferente y que gusta a todo el mundo.

muy-buena-5-2 Ángel, Miguel y Juan José

La situación como tantas veces ocurre en el territorio rural es demoledora, deseamos y esperamos que este tipo de acciones vayan en aumento y no por una cuestión de interés personal sino por una mera cuestión colectiva y de respeto y salvaguarda del planeta y de la biodiversidad que en el existe.

Les animo e invito a ir a comer “Judías traperas” al restaurante el Molino de Berola, es la mejor receta para contribuir a promocionar la cultura entorno a este producto y de ayudar a sostener y facilitar el trabajando a los impulsores de esta actividad.

Mi más sincero agradecimiento a Ángel, Miguel y Juan José por su labor.

                                                                                                           Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo.

2 Comments
  • Emiliano
    Posted at 14:38h, 09 noviembre

    Extraordinario el producto y la presentación exquisita.
    Os deseo mucha suerte en llevar adelante este producto alimenticio en sus diversas variedades
    Es una buena noticia El llevar adelante estas experiencias que orgullecen a los fundadores , familias y amigos
    Un fuerte abrazo

  • José Maria Vijuesca
    Posted at 18:15h, 11 noviembre

    Que buena pinta tiene. Miguel iremos a probarlas pronto…!

Post A Comment
Translate »