“LUESIA” -HISTORIA LIGADA A LAS JUDÍAS-

“LUESIA” -HISTORIA LIGADA A LAS JUDÍAS-

En Luesia, la legumbre y especialmente los boliches adquirieron fama y reconocimiento, dicen que el agua de manantial era el motivo que justificaba el inédito sabor. El cultivo de judías fue una actividad económica importante hasta hace 3-4 décadas en esta localidad de la Comarca de las Cinco Villas. Entrados en el siglo XXI el papel de las judías ha quedado reducido a unos pocos jubilados que mantienen el cultivo para producción propia y poder disfrutar de un alimento local que durante generaciones fue emblema de la cocina popular de este territorio.

En diciembre del año 2002 se celebró la “I Feria de la Judía de Luesia”, tuvo continuidad hasta el 2005 y al cambiar el partido político, todo se fue al traste. Esto recuerda al tiempo de las civilizaciones que cuando conquistaban un territorio destrozaban todo lo anterior para que no quedara restos del pasado, incluso las cosas bien hechas. Han pasado tantos años y algunos todavía tropiezan en la misma piedra.

La Feria de la Judía, tenía el objetivo de dar visibilidad aun oficio hoy casi extinguido y por mantener la biodiversidad de semillas locales; Judía de la Pilarica, Judía rastrojera, Judía de contrato, Judía de asta, Judía de riñón, Judía gitanilla, Judía de la manteca y boliches blancos.

En la época, todas las casas cultivaban judías, el boliche blanco de mata alta era la que más adeptos tenía. Actualmente Lurdes Benito en el Bar de Puig Moné es el lugar de referencia para comer los auténticos boliches de Luesia.

Fantástica mañana entre Luesianos; acompañado por Remigio Beguer Montañés, Juan Montañés Ojer y Víctor Sabalza Sánchez.

Hoy día de San Isidro Labrador patrón de agricultores y ganaderos, ofrezco esta elaboración que a tenor de muchas de las conversaciones que he tenido en el territorio rural es un plato de celebración por converger en él; boliches, carne de ave y oro líquido.

BOLICHES DE FIESTA

Ingredientes

  • Judía variedad “Bolices blancos” de Luesia, 360 gr.
  • Muslos de pollo de corral, 4 unid.
  • Cebolla variedad “Morada de Bedoya”, 3 unid.
  • Ajo, 4 dientes.
  • Romero, un rama.
  • Aceite virgen extra variedad “Verdeña, Negral y Alquezrana” de Bierge, 2 dl.
  • Sal de Naval.

Elaboración

  1. Poner a remojo las judías 10-12 horas.
  2. Salpimentar los muslos y dorar en la cazuela junto con los ajos.
  3. Limpiar las cebollas, cortar en juliana y añadir al pollo. Saltear todo junto 4-5 minutos hasta dorar bien.
  4. Mojar con agua fría e incorporar las judías. Llevar a ebullición a fuego suave y asustar la cocción en dos o tres ocasiones con medio vaso de agua. Dejar cocer alrededor de 40-50 minutos a fuego suave.
  5. Rectificar sazonamiento y emplatar.
  6. ¡¡Buen provecho¡¡

Comentario

Guiso generoso en aceite y que con la inestimable presencia de los boliches, la carne y la cebolla hace que uno caiga rendido. Un plato con nombre y apellidos, como los que nos identifican a cada uno de nosotros.

El alimento debe recuperar el valor identitario que a lo largo de la historia ha construido por el vínculo de la tierra con los seres humanos. Comer no es cualquier cosa, por ello la sociedad debe ser muy respetuosa con el alimento y debe abrir un nuevo espacio entre el campo y la mesa para sentar las bases del presente y futuro inmediato de la humanidad.

Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Translate »