NABOS DE LLERT

NABOS DE LLERT

– Un poco de historia – El polifacético Ignacio De Asso, escribe en su obra “Historia de la Economía Política de Aragón” publicada en el año 1798; [La hortaliza, que produce el territorio de Jaca, no merece particular memoria, a excepción de los nabos, que llevan la preferencia a los de la tierra llana por su delicado gusto. Los mejores se crían en las tierras roxas de Navasa, Ulle, Baros y otros lugares de las faldas del Pirineo.] El “Diccionario Geográfico Estadístico Histórico de España y sus Posesiones de Ultramar” publicado entre 1845-1850 recoge una valiosa información de lo que aconteció a mediados del siglo XIX en el estado español. Pascual Madoz señala en su obra el cultivo de nabos en las siguientes localidades Altoaragonesas; [Acumer, “nabos de exquisito sabor”, Ainielle, Arraso, Urus y Fanlillo en el Alto Gallego. Arrés, Atarés, Ulle y Navasa en la Jacetania y Almunia de San Llorens y Espollá en la Ribagorza.]

El cultivo y consumo de nabos en el Altoaragón tuvo una arraigo importante, aunque la llegada de la patata y el asociar los nabos a épocas de dificultades hizo que estos llegaran casi a desaparecer. En la actualidad el cultivo es testimonial y salvo dos excepciones todo lo que se encuentra en los mercados son nabos comerciales.

Emilio Ferró de casa Gabas y su mujer son los únicos habitantes que todavía mantienen viva la localidad ribagorzana de Llert, población situada a 100.5 metros de altitud en las faldas del macizo del Turbón. Estos dos octogenarios han cultivado un buen número de semillas tradicionales y una gran parte de ellas están salvaguardadas en el Banco de Germoplasma de hortícolas del CITA en Zaragoza. De entre todas ellas, Emilio recuerda con nostalgia los nabos que cultivaba, los comía combinándolos con patatas y acompañados con un refrito de tocino y ajos o con la compañía de sardinas de cubo.

El nabo de Llert, es uno de los pocos que se han conservado en el territorio Aragonés y se caracteriza por ser un nabo de color blanco, el copete o extremo superior presenta un color morado, de forma ovoide y piel muy fina. Se hace de buen tamaño si están sembrados claros, el peso puede oscilar desde los 100 gr hasta ejemplares de 350 gr.

NABOS CON PATATAS Y SARDINAS DE CUBO

Ingredientes

  • Nabo variedad “Llert”, 4 unid.
  • Patata variedad “Desiré” de Yosa de Sobremonte, 4 unid
  • Ajo blanco de Binaced, 3 dientes.
  • Sardina de cubo, 4 unid.
  • Aceite virgen extra variedad “Negral, Verdeña y Alquezarana” de Bierge, 1/4 dl.
  • Sal de Naval.

Elaboración

  1. Limpiar las sardinas, retirar escamas y deshacer en trozos regulares.
  2. Cortar los ajos en láminas.
  3. Pelar, lavar y cortar los nabos en gajos, cocer en agua hirviendo sazonada alrededor de 7 minutos. Pelar y cortar las patatas en trozos regulares y cocer unos 12 minutos. Escurrir y poner en una fuente.
  4. Majar los ajos en el mortero, incorporar la sardina, deshacer, añadir aceite y emulsionar todo el conjunto.
  5. Acabar el plato incorporando sobre los nabos y patatas la salsa de ajo y sardina. Decorar con unos trozos de sardina.

Comentario

La textura del nabo es muy agradable, sabor dulce y notas ligeras a hierbas. Otra curiosidad de la gastronomía Aragonesa salvaguardada pero sin presencia en las cocinas actuales.

Esta receta pertenece al libro “La cocina de Sobrabe” editado en el año 1990 por la Mancomunidad de Sobrarbe. La obra guarda un buen numero de curiosidades gastronómicas, todas ellas sobrepasan y muestran una realidad culinaria más rica y frugal que la cocina de este inaugurado siglo XXI.

Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Translate »