NABOS DE YOSA DE SOBREMONTE EN “ADVIENTO”

NABOS DE YOSA DE SOBREMONTE EN “ADVIENTO”

Este año 2019, el domingo 1 de diciembre entramos en tiempo de Adviento, tiempo de venida, tiempo de llegada a la Navidad,  con el nacimiento de Jesús celebramos este tiempo de preparación donde da comienzo un nuevo año litúrgico . El nabo de Yosa de Sobremonte, tiempo atrás tuvo un protagonismo importante en los días de Adviento, especialmente la Noche Buena, así me lo hace saber Bernardino Gil Lalaguna.En la depresión Jacetana de la Val Ancha, en la falda norte de la Peña Oroel, pueblos como Barós, Ullé y Navasa cultivaron y consumieron nabos, al igual que en las localidades próximas de Acumer y Yosa de Sobremonte. Seguramente su cultivo fue mas generalizado pero los datos bibliográficos citan estas poblaciones como lo refleja Antonio Beltrán en el libro de Cocina Aragonesa. Actualmente el cultivo y consumo ha quedado relegado a una casa en la localidad de Yosa de Sobremonte. Bernardino agricultor y pastor ha sido el único hombre que ha sabido conservar y mantener la tradición hasta nuestros días. Es admirable su labor y constatar que su hijo y nieto siguen la tradición. Un verdadero ejemplo de su compromiso por mantener el patrimonio vegetal local y alimentario.

Estamos hablando de una joya del Patrimonio Alimentario Altoaragonés. Un alimento de gran valor social y gastronómico en épocas de dificultad donde contribuyo a complementar platos y saciar el apetito. Con la llegada de la patata su consumo quedo casi en el olvido, demasiado revés a pesar de su contribución en la economía alimentaria de la época.

El nabo de Yosa de Sobremonte, destaca por su color blanco, forma estilizada y con un intenso aroma a humus y madera húmeda y con un ligero sabor sulfuroso. Este nabo se guardaba bien bajo la nieve y su inconfundible sabor apañaba y de que manera los guisos de las exquisitas legumbres que se comían, era ingrediente principal el los abundantes caldos que se confeccionaban a la vez que servía de base para tortillas, revueltos y guarnición de los platos de carne en los días de fiesta.

SALTEADO DE NABOS, CEBOLLA Y LONGANIZA DE LATÓN

Ingredientes

  • Nabos variedad “Yosa de Sobremonte”, 250 gr.
  • Cebolla variedad “Blanca o Babosa” de la Huerta Barbereta, 5 unid.
  • Longaniza de Latón de Humo de Rañin, 1 unid.
  • Aceite virgen extra variedad “Verdeña, Negral y Alquezarana” de Bierge, 1/2 dl.
  • Sal de Naval.

Elaboración

  1. Limpiar los nabos, cortar y cocer en agua con sal por unos 10-12 minutos. Refrescar y escurrir.
  2. Limpiar las cebollas, cortar en brunoise y rehogar en una sartén, incorporar la longaniza en trozos regulares, dorar y dejar cocer.
  3. Añadir los nabos, dorar y mezclar todo el conjunto. Poner a punto de sal.
  4. Emplatar y degustar.

Comentario

Elaboración que vibra con las raíces locales y que expresa sabor por todos sus lados. Un plato diferente que se complementa a las mil maravillas.

Sin duda este nabo, posee todas las credenciales para ser un producto a proteger y alardear de su presencia en el recetario Aragonés.

                                  Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo.

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Translate »