PEPINO LARGO DE ALCORISA

PEPINO LARGO DE ALCORISA

Cuando se tiene la posibilidad de conjugar variedades y lugares se accede con mayúsculas a la cultura de un territorio, es la expresión inequívoca del paso de los seres humanos y de la huella que han dejado. Tener acceso a este conocimiento, permite poder reconocer la diversidad del patrimonio culinario popular y contrasta a su vez con el modelo actual de mercados que asfixian la producción local y someten a la población a una homologación de la cesta de la compra y a la desaparición de las cocinas populares y/o regionales.

Semilla de pepino largo de Alcorisa.

El pepino Cucumis sativus procede del sur de Asia, se creé que llego a España en el siglo IX. Los conquistadores españoles lo introdujeron en el Nuevo Mundo en el siglo XVI.

El mercado actual hace una clasificación en cuanto a la forma y el tamaño. Considero que más propio sería en base al modelo de cultivo, la producción local y el consumo en circuitos cortos para poder disfrutar de sus verdaderas bondades organolépticas.

Los pepinos que se comercializan en el mercado convencional ofrecen homogeneidad en los frutos y escasas cualidades organolépticas debido a la producción intensiva, localizada y lejos de los lugares de consumo. Esta realidad contrasta con los preceptos que propone la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible en este recién inaugurado siglo.

Es una responsabilidad comprender el papel de las variedades tradicionales, muestran el valor cultural y gastronómico, a la vez que pueden volver a recuperar su rol y ser una parte importante del motor de cambio por la activación de las huertas rurales, fomentar la vertebración y hacer reaparecer los sabores identitarios. Todo esto, ya formó parte de los pueblos y durante siglos ha sido la carta de presentación de cada rincón del planeta, ahora se le adorna con el eslogan  “Gastronomía sostenible”, pero queda muy lejos de lo que vivieron y disfrutaron en la mesa las generaciones pasadas.

Muestra de pepinos tradicionales de Aragón.

En Aragón como en muchas otras regiones de España, se han venido cultivando un buen número de variedades de pepinos, fruto de la adaptación y selección de los artesanos del campo. 

El pepino largo de Alcorisa, se caracteriza por tener una forma larga y uniforme, diámetro medio, piel fina de color verde oscuro, textura crujiente y sabor a pepino, ausencia de amargor y un ligero matiz dulce.

Joaquín Peralta en su huerta de Alcorisa.

ENSALADA DE PEPINO Y ACEITUNAS

Ingredientes

  • Pepino largo de Alcorisa, 2 unid.
  • Aceitunas Aragón “De Molina”, 1 bote de 200 gr.
  • Aceitunas Caspe “De Molina”, 1 bote de 200 gr.
  • Aceite virgen extra variedad “Arbequina” de Bolea, 1/2 dl.
  • Vinagre de vino, 2-3 c.s
  • Sal de Naval.

Elaboración

  1. Pelar los pepinos, cortar al gusto, colocar en una fuente y sazonar.
  2. Acompañar con las aceitunas y aliñar con la salsa vinagreta.
  3. ¡¡Buen provecho¡¡

Comentario

Elaboración humilde y a la vez llena de historia. Detalles que hacen un plato exquisito, cuando se conforma con ingredientes con nombres y apellidos.

Acompaña este plato un aderezo de -Oliva negra- y -Oliva Caspe-, dos elaborados de gran tradición en Aragón que guarnecen de forma magistral una ensalada y le aportan más personalidad.

Estas palabras son importantes, pero más importante es tomar consciencia y movilizar con gestos y actos, acciones que promuevan el despertar de los mercados locales en base a la producción local y el consumo en circuitos cortos. La energía de consciencia es un acto y una decisión que cada uno es libre de provocar, a mi parecer es tiempo de poner lo mejor de cada uno para dar el mejor ejemplo a las generaciones venideras. Empezar hoy para construir ahora el futuro que todos deseamos.

                     Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo.

 

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Translate »