SARRIÓN “EL PUEBLO QUE CAMBIO SU HISTORIA”

SARRIÓN “EL PUEBLO QUE CAMBIO SU HISTORIA”

La localidad de Sarrión en diciembre del año 2001 celebró la I edición de “FITRUF”, dos décadas de ferias con la XIX edición del presente año 2019. Sarrión con una altitud cercana a los 1.000 metros,  pertenece a la Comarca Gúdar-Javalambre en la provincia de Teruel.

España hasta la feria de “FITRUF” nunca tuvo una feria o un mercado de trufa público donde la sociedad en general pudiera conocer y adquirir trufa fresca. De hecho el mundo de la trufa era cosa de unos pocos y cuantos menos mejor.

La búsqueda de trufa en España comenzó a principios del siglo pasado, pero no fue hasta después de finalizar la guerra civil española cuando se estableció poco a poco un conglomerado de truferos que fueron rastreando buena parte de la geografía rural española en busca de tan preciado hongo. En la década de los años setenta, truferos provenientes de Huesca y de Cataluña aparecieron por los montes de Gúdar-Javalambre y otras sierras colindantes buscando trufas. Fueron los años del mana de la trufa silvestre, años donde los que descubrieron este alimento sacaran buen provecho. La fiesta aguanto hasta finales de los años ochenta, donde la trufa silvestre empezó a desaparecer del monte. Lo cierto es que en la década de los años noventa, cuando la trufa silvestre dejó de tener interés por la exigua producción natural, muchos de los truferos recondujeron su oficio invernal, mientras otros se resignaban a abandonar su oficio.

En estas tres últimas décadas mucho han cambiado las cosas, aquellos truferos que decidieron apostar por la truficultura después de conocer distintas experiencias que ya se venían haciendo años antes en zonas productores francesas, son los que hoy están recogiendo los frutos de su determinación y trabajo.

Muchas historias sobre trufas y especialmente anécdotas están todavía guardadas en la memoria de algunos de los truferos de mayor edad y otras se han ido para siempre. Un dato importante es que la desaparición de la trufa silvestre hizo abrir y democratizar un mundo opaco y cerrado, que nada tiene que ver a lo que hoy transciende en las distintas zonas aptas para el cultivo de trufa en España.

La feria de FITRUF en Sarrión es la feria de trufa más importante de España y la que abrió el camino a otras iniciativas de esta índole, después llegó la feria de Abejar en Soria, la feria de los Puertos del Maestrazgo en Castellón y la feria de Centelles en Barcelona entre otras. En estos momentos son muchos y muy diferentes los actos que giran en torno a la trufa en las zonas productoras, desde ferias, jornadas, cursos, talleres, etc,..

Consecuencia de ello la historia y cultura de la trufa en España ha cambiado considerablemente y sus máximos responsables son en buena parte los truferos de Sarrión. Ellos creyeron, ante la incredulidad de otros, tuvieron que pasar por el proceso de pruebas y ensayos que no funcionaron, pero su tesón y experiencia acumulada les llevo a tener la maestría en micorrizar plantas del género “tuber”.

Este ejercicio de fe, de certeza y de una convicción total sobre su trabajo ha dado un premio sin parangón, no hay otro lugar en el mundo donde se ha conseguido éxitos tan importantes y tan rápidos como lo que ha transcendido en Sarrión y localidades limítrofes.

Según Pascual Madoz, Sarrión en lo que se refiere a su capitulo de agricultura se ceñía a tierras de secano donde se cultivaba trigo, centeno, cebada y avena. Hasta la llegada de la trufa, Sarrión era una localidad donde el terreno nunca sobresalió por la producción cerealista y descartado para el cultivo de frutales y olivo. Datos suficientes para condicionar la realidad social y económica y presagiar un futuro complejo para el desarrollo y mantenimiento del municipio, por ello mucha gente emigro. Contrasta los datos de Madoz y el pasado reciente con la realidad que ha conformado el cultivo de la trufa en Sarrión en lo que llevamos del presente siglo XXI. Probablemente Sarrión sea uno de esos pocos núcleos que van contracorriente ante el éxodo rural atroz que persigue a las tierras del interior de este país, y más estando en una de las provincias españolas con un mayor índice de despoblación. Desde que se inicio la feria no solo no ha perdido población sino que ha ganado en más de un centenar de personas el censo según los datos del padrón municipal y la renta per cápita ha mejorado considerablemente. Que duda cabe, que reforestar el monte y crear una dehesa con árbol autóctono es una gloriosa idea si además permite vivir de ello.

El camino que ha recorrido este territorio en treinta años era inimaginable, hace falta seguir y por ello apunto dos aspectos que deben ser abordados en profundidad en esta zona privilegiada para el cultivo de la trufa; mejorar la comercialización de la trufa fresca y por otro lado incentivar la creación y/o transformación de productos con trufa sin el uso de aromas químicos. Iniciativas que abordadas en base a los Objetivos de Desarrollo Sostenible que indica la O.N.U. convertirán a Sarrión en un brillante ejemplo de investigación, vertebración y sostenibilidad por el importante impacto transcendido en el territorio.

Actualmente familias enteras viven de este mágico hongo que se vende en las mejores tiendas del planeta, además de estar presente en las cocinas de mayor renombre. La responsabilidad debe prevalecer para mantener esta bella historia y no permitir que el glamour que ahora alimenta esta tierra, se pierda por actos y problemas derivados de la abundancia.

Enhorabuena y agradecimiento a todos aquellas personas que de una u otra forma han formado parte de este engramado y que han hecho posible este éxito colectivo durante estas dos primeras décadas del siglo XXI.

¡¡Nos vemos en Fitruf 2020¡¡

                                                                        Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Translate »