TIEMPO DE “POCHAS” EN LONGAS

TIEMPO DE “POCHAS” EN LONGAS

Longas es la última localidad del Valle de Onsella (Bal d`Onsella) si accedemos desde Sos del Rey Católico. La población se sitúa en el extremo más oriental de la Comarca de las Cinco Villas, limitando con la provincia de Huesca. Por Longas discurre el rio Onsella que da nombre al valle del mismo nombre y que hace referencia a un tiempo donde la presencia de osos fue importante.

Longas, diciembre de 2017.

Ahora que se habla tanto del reto demográfico, de la España vaciada y de acciones para vertebrar el territorio rural, convendría reflexionar del estado de abandono y precariedad con que se dejaron infinidad de poblaciones en el mundo rural español, en concreto la localidad de Longas, no tuvo carretera asfaltada hasta el año 2016.

“Entre los años 1955 y 1965 se fue muchísima gente, un día del año 1962 se fueron 4 familias con un tractor rio abajo, todavía no había acceso por el Valle de Onsella. La pista de Santa Bárbara de 13 km (abierta en el año 1968) conectaba Longas con la carretera que une Huesca con Jaca por el Puerto de Santa Bárbara. Desde Longas se iba a comprar a Bailo, especialmente el pan. Fue en el año 1985 cuando se inauguró la pista desde Lobera de Onsella a Longas y ya en el año 2016 cuando se hizo un nuevo tramo y se asfalto la pista para convertirla en carretera.”

De Longas emigraron a Zaragoza y Barcelona principalmente aunque en los pueblos que se encuentran más abajo en el mismo valle si hubo un importante éxodo a la ciudad de Sangüesa. De hecho hay varios comercios en la actualidad donde las familias provienen de Lobera de Onsella.

Pochas de boliche blanco de mata baja de Longas.

Comer pochas era muy habitual, todas las casas conocían las excelencias que este alimento ofrecía durante 2-3 semanas al año, rompía con el consumo habitual de las judías en seco por lo que se cultivaban en todo el Valle de Onsella. Los pueblos que conforman el valle, Sigüés, Ruesta, Lobera, Longas, Isuerre, Petilla, Navardún, Urriés, Urdués de Lerda, Pintano de arriba, Pintano de abajo y Bagüés. Por el rio Aragón; Mianos, Artieda, Ruesta, Lorbes, Aso-Veral, Salvatierra, Sigüés y Tiermas.

 Longas era muy conocido por la calidad de las judías, vendían alguna judía, pero especialmente se las llevaban para judía de siembra. De Agüero, Ayerbe, Berdún y tantos otros pueblos venían a buscar judías para sembrar.

Huertas de Longas.

Cuando este pueblo florecía por la cantidad de habitantes que contaba, las judías eran uno de los pilares de la alimentación de la época, eran plato casi habitual para comer y cenar. Todas las casas cogían entre 300 y 400 kilos para el consumo habitual, cada año se sembraban judías cambiando de tierra y se regaban con agua de fuente o del mismo río que nace allí mismo. Si había alguna casa que cogían menos judías era porque tenían menos tierra. Las tres versiones se consumían; vainetas (judías tiernas), en pochas y judías secas. En Longas las vainetas eran muy finas.

Las semillas más apreciadas eran;  la incunable judía del Pilar, el boliche blanco de mata baja o rastrojera, el boliche blanco de mata alta, la judía de cascollano (ahora desaparecida la semilla, era tipo a una judía blanca arriñonada plana y de tamaño medio), y las judías verdes o vainetas frescas de vaina plana y color verde con manchas ligeramente moradas. Otro formato de comer las judías verdes fuera de la temporada eran ensartadas una vez se habían escaldado, enfriado y puestas a secar. Luego se lavaban las vainas y se ponían a cocer.

La siembra tenía lugar desde San Isidro hasta San Pedro, según la variedad y lo que permitía el tiempo. La recolección desde finales de septiembre hasta el Pilar. Me recuerdan los lugareños, se ponían las vainas en mantas al sol en la calle para secar, luego con una vara a pisarlas o con la mano a desgranar.

Francisco Verges Benedé, a sus más de ochenta años mantiene un entusiasmo y compromiso digno de elogio por salvaguardar y mostrar la cultura alimentaria que ha dado de comer a los hombres que han poblado esta tierra durante generaciones.

 POCHAS AL ESTILO DE LONGAS

Ingredientes

  • Vainas judías variedad “boliche blanco de sin palo” de Longas, 1,000 gr.
  • Ajos, 1 cabeza.
  • Laurel, 2 hojas.
  • Aceite virgen extra “Negral, Verdeña y Alquezrana” de Bierge, 1/4 dl.
  • Cebolla de guisar, 1 unid.
  • Tomate rosa, 1 unid.
  • Sal de Naval.

Elaboración

  1. Desgranar las vainas, lavar los lulos y poner a cocer a partir de agua fría con la cabeza de ajos y el laurel. Cocer por espacio de 25 minutos.
  2. Por otro lado pelar y lavar la cebolla, rallar y poner a rehogar con el aceite. Lavar el tomate, rallar, añadir sobre la cebolla y terminar el sofrito. Incorporar a mitad de la cocción el sofrito sobre las pochas y cocer a fuego suave hasta que resulten tiernas las pochas.
  3. Rectificar de sal al final.
  4. ¡¡Que aproveche¡¡

Comentario

Esta receta original de Longas, me la transmite Teresa Aragüés. Textura y sabor inéditos que solo ofrece la estación de otoño, donde las pochas se convierten en un manjar con mayúsculas.

Un plato lleno de personalidad que puede considerarse un monumento vivo de la cultura alimentaria de la localidad de Longas.

Demasiadas veces he tenido que escuchar, “Aragón no tiene cocina tradicional”, error zafio y torpe sobrevenido por la desconexión tan rápida y menosprecio tan rotundo de los hombres y mujeres de la ciudad sobre la gente que vive en el campo.

                      Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo.

 

 

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Translate »