TIEMPO DE SIEGA – CENTENO DE SAN JUAN DE PLAN –

TIEMPO DE SIEGA – CENTENO DE SAN JUAN DE PLAN –

Lo que empezó en el año 2006 con un entusiasmo claro por recuperar y salvaguardar esta variedad local, es hoy una realidad, así de contundente se muestra Xavier Pujol Álvarez uno de los colaboradores del proyecto después de conseguir ver cumplidos los objetivos iniciales.

Queda pendiente que la administración certifique esta variedad como “Centeno de San Juan de Plan”, mientras se espera a que los papeles hagan su curso, en estos próximos días de julio se cosechará el centeno de la campaña 2019-2020.

Campo de centeno en La Jacetania.

Esta variedad local de centeno pirenaico, está teniendo una gran aceptación entre agricultores especialmente de la “Canal de Berdún”. Son muchos los factores que lo hacen interesante, especialmente la reducción de costes y el factor ambiental. La producción oscila entre los 3.000 kg a 6.000 kg por hectárea. El centeno no es un cereal muy laminero, se cría con menos cuidados que la cebada o el trigo, es un cereal más rústico. Este año ha faltado un poco de frío, consecuencia de ello cogió algún hongo y ha sobrado algo de agua.

La cualidad que distingue este centeno es la calidad de su harina, excelente para panificar y elaborar dulces. Ofrece un sabor inédito y característico, lo que confiere matices muy especiales en las elaboraciones que se utiliza. Actualmente no se da a vasto a atender la demanda que tiene.

Esta campaña se espera una interesante cosecha a tenor de la siembra que se realizó en la “Canal de Berdún”, lo que certifica que en el próximo otoño habrá harina para poder elaborar suculentos panes y las mejores elaboraciones de pastelería, llenas de sabor y vitalidad. Como dice el refrán; “si no llueve en febrero, ni trigo ni centeno”

BIZCOCHO DE CENTENO

Ingredientes

  • Harina de centeno, 500 gr.
  • Zumo de naranja, 3 dl.
  • Bicarbonato, 1 c.c.
  • Aceite virgen extra Verdeña, Negral y Alquezarana de Bierge, 3 dl.
  • Miel de encina de Asque, 300 gr.
  • Levadura royal, 15-20 gr.
  • Huevos de gallina raza Sobrarbe de Velilla de Cinca, 6 unid.

Elaboración

  • Separar las claras de las yemas.
  • Sobre las yemas incorporar el aceite y la miel.
  • Hacer el zumo y poner el bicarbonato, batir y verter sobre la mezcla de las yemas.
  • Mezclar harina y levadura e incorporar poco a poco sobre la mezcla anterior.
  • Montar las claras a punto de nieve e incorporar sobre la masa sin batir. Mezclar con espátula y escudillar en una bandeja de horno.
  • Cocer en horno 8 minutos a 210 º C y luego otros 8-12 minutos a 170 º C.
  • ¡¡Buen provecho¡¡

Comentario

Recuperar la historia ligada a este cereal, es un bien patrimonial que corresponde a todos ensalzar. Esta variedad local de centeno guarda un mana de matices que lo hacen diferente y único, aporta un sabor y unas cualidades organolétpicas y nutricionales de gran interés. Devolver el gusto que durante generaciones disfrutaron los antepasados que vivieron en el territorio donde se dio, es una nueva oportunidad que nos ofrece la vida para valorar esta singular variedad tradicional.

Comer producto local es una apuesta para el mantenimiento y vertebración del territorio rural y en consecuencia es el mejor legado a las generaciones venideras.

Garbas de centeno atadas, listas para tochar.

La paja del centeno tuvo un uso importante por su flexibilidad, era utilizada para confeccionar distintos objetos, de hecho hubo hasta un oficio hoy desaparecido “oficio de bastero” que hacía los enseres para las caballerías, “colleras, albardas, etc,…”. La paja se utilizó también para hacer vencejos (especie de cuerda), para construir  tejados de las bordas en el Pirineo y como algo muy original con la paja de centeno en algunas poblaciones de Segovia se confeccionaban unas gorras de muy bella factura.

Garbas limpias para tejados.

Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Translate »