ESCALUÑAS DE OLBA EN TERUEL

ESCALUÑAS DE OLBA EN TERUEL

En la Comarca turolense de Gúdar-Javalambre la escaluña es una de esas plantas conocida por todos los lugareños. Aunque actualmente el manejo de esta planta está en retroceso, todavía quedan unos pocos sabios del mundo rural que mantienen su cultivo en los secanos o en las orillas de la huerta. Uno de los espacios donde era más fácil encontrarlas era entre árboles o cepas para aprovechar el terreno e incluso en el borde de los ribazos o márgenes de las parcelas.

Bulbos de escaluña para plantar en la tierra.

Aunque se puede reproducir por la flor a través de una especie de chuzo o cabeza que cuando cae al suelo en seguida germina la semilla al contacto con la tierra, lo habitual es sacando un grupo de bulbos de un güaje o mata.

Aunque la planta es originaria de Asia Central, el nombre proviene de la ciudad mediterránea de Ascalón, en esta lugar tuvo una gran importancia su cultivo tiempo atrás. Cuando hablamos de escaluñas, nos referimos a una especie de cebolla de pequeño tamaño.

Güaje o mata de escaluñas en Olba.

Un güaje puede pesar alrededor de 2 kilos una vez limpio se queda en 1 kilo y se pueden obtener en torno a 100/150 escaluñas. Cada escaluña pesa unos 5-10 gr y mide unos 25 cm de largo de media. Es llamativo el color rojo de la piel exterior para luego presentar unos bulbos blancos.

Destaca un aspecto especialmente, la rusticidad y fortaleza, es una planta que en el momento que toca tierra germina y te olvidas de ella. A la hora de trasplantarla se debe hacer por grupos de 4-5 vástagos o bulbos, de lo contrario no germina. La planta dura muchos años, pero es bueno ir sacando bulbos de un guaje para comer y los bulbos más pequeños se vuelven a plantar para el próximo año.

Manuel Villanueva en su huerta de Olba.

Los cuidados son muy escasos, retirar la hierba competidora en primavera y picar la tierra de alrededor de la planta. Si el invierno es muy seco, hacer dos riegos para facilitar el brote en la primavera.

La recolección varía según la climatología, habitualmente en las huertas de Olba se recolectan desde finales de marzo hasta San Pedro Mártir a finales del mes de abril. A finales de agosto y durante el mes de septiembre puede haber matas que germinen otra vez, en función de las lluvias del verano y el calor.

Aprovechamiento, la planta en el tiempo que está para comer, se corta la mata y se limpia. Los tallos grandes para comer y los pequeños se ponen en grupos y se vuelven a poner en la tierra. Se aprovecha el bulbo blanco y un poco de verde.

Escaluñas retiradas de la tierra.

La cualidad organoléptica que más sobresale es el picor, destaca mucho el sabor dulce, intenso y aromático que hace que los que la prueban no se olviden de tan singular características.

En la Comarca de Gúdar-Javalambre destaca su aprovechamiento en fresco, una de las formas tradicionales es comerla con pan y la compañía de tocino, chorizo y/o sardina. El otro plato por excelencia es en sofrito para terminar en tortilla.

Un guaje de escaluñas limpias.

TORTILLA DE ESCALUÑAS

Ingredientes

  • Escaluñas de Olba, 400-500 gr
  • Huevos, 8 unidades.
  • Aceite virgen extra variedad arbequina de Bolea, ½ dl.
  • Sal

Elaboración

  1. Limpiar las escaluñas, lavar y escurrir.
  2. Cortar las escaluñas en rodajas de medio centímetro y poner a saltear durante 3-5 minutos.
  3. Batir los huevos, incorporar el sofrito de escaluñas, sazonar y mezclar bien.
  4. Hacer las tortillas.
  5. ¡¡Buen provecho¡¡

Tortilla de escaluñas de Olba.

Comentario

El CRA de Javalambre, cuenta con el colegio innovador de Olba. El colegio público de Olba dinamiza distintos proyectos, uno de ellos con el nombre “Historias vividas en el huerto de Olba”. En este proyecto transversal los niños conocen esta planta entre otras muchas, gracias a la labor educativa promovida por Delfi y algunos padres años atrás.

Interesante labor la de conectar a los niños con la naturaleza y más en concreto con aquellos frutos que el ser humano puede utilizar para su propia alimentación con muy poco esfuerzo.

Recuperar este vínculo, es lo que desde hace unos años llaman «Agenda 2030» o sostenibilidad en la aulas. Hay una única verdad en la vida, el tiempo presente. El presente es la realidad que combina todos los factores, en el mundo rural esta evidencia es una máxima casi a cada instante. Niños del mundo rural, no os estáis perdiendo nada, me atrevo a decir que son otros los que están perdiendo vivencias y evidencias.

 

Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo.

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Translate »