ZEUS -DIOS DEL OLIMPO-

ZEUS -DIOS DEL OLIMPO-

La vida en el planeta está conformada por cuatro reinos, el mineral, el vegetal, el animal y el humano, pero son los dioses los que a través de sus enseñanzas nos muestran el verdadero sentido de la vida.

Cueva de Zeus en la isla de Creta.

En Creta, muy cerca del pico más alto de la isla (Psiloritis 2456 m), se encuentra el monte Ida, y en su ladera a unos 1.500 metros del nivel del mar se localiza la cueva de Zeus o cueva de Ideon. Según la Cosmogonía en este lugar fue donde Rea la reina de los titanes, escondió a su tercer hijo varón, Zeus, para que no fuera devorado por su padre Cronos. Rea llevo una piedra envuelta en un manto y le dijo a Crono que había dormido al niño cuando lo dejo a los pies del trono. Cuando Crono se dispuso a ver a su hijo, pero pensó, y si se debilita mi fuerza y no ejecuto mi acción por tratar de mirar la cara del vástago. Acto seguido engullo a la piedra creyendo que era su hijo.

Aspecto interior de la cueva.

Mientras, en la cueva yacía sobre una piel de lobo, Zeus. Para que no fuera escuchados sus llantos, los hijos de Gea golpeaban las lanzas contra los escudos a la vez que cantaban y bailaban sin cesar fuera de la cueva. Así fue como Zeus creció alimentándose con la leche de una cabra, Amaltea y protegido de su padre Cronos.

El papel de los animales en la tierra es mucho más de lo que hemos comprendido hasta ahora, al igual que pueden satisfacer parte de nuestro apetito, son indispensables para el mantenimiento del equilibrio en la vida del planeta.

La diversidad de especies y el modo de vida de cada una de ellas, es una riqueza inmensa, nadie debería especular con ellas cualquiera que sea la forma o el método, el bienestar de los animales es la base de nuestro propia abundancia.

Finales de agosto en el punto más meridional de Europa y todavía hay nieve en el interior de la cueva.

Las relaciones humanas están en crisis, la comunicación entre la especie humana cada vez resulta más compleja y difícil, siempre son los otros los que están equivocados. No nos han enseñado a compartir a cocrear a convivir y el resultado ya lo estamos viendo. Valores existenciales que forman parte de la naturaleza humana pero que muy pocos los hacen suyos.

El reino animal representa el astral del planeta. Todos los animales están en armonía con las plantas y flores, cuyo perfume inhalan a fin de estimular su olfato y su astral. Los pájaros captan las energías del planeta y las emisiones de las flores para llevarlas al sol.

Cabras y ovejas libres en la llanura de monte Ida.

Algunos animales sirven de alimento al ser humano. Hacer sufrir y especular con el reino animal para satisfacer nuestro aporte de proteína dentro de la alimentación debería hacernos reflexionar sobre esta conducta. La carne de animales criados de forma sostenible y reconociendo su papel como parte del reino animal, tiene mayores cualidades organolépticas que redunda en una nutrición más saludable para los hombres y una mejor armonía para el planeta. Cuando esto no es así las consecuencias las pagamos todos. La pérdida de biodiversidad animal por motivos productivos y especulativos tiene una incidencia de importantes consecuencias sobre el conjunto del planeta.

Al alimentarnos de proteína animal, la carne nos entrega un aporte físicos y energético vinculado a los elementos de la naturaleza que la sustentan,  es importante conocer y tener en cuenta esta sinergia.

Llanura a los pies del monte Ida.

La carne debemos verla como algo más que una fuente de proteína, cuando está en perfecta armonía con aquellos elementos que intervienen en su crecimiento y desarrollo expresará de forma inequívoca toda la energía depositada en ella tanto positiva como negativa en función del soporte con el que se produzca.

La responsabilidad nos corresponde a cada uno, mejorar el conocimiento en torno a las carnes es una necesidad, con ello aumentamos el sabor en el plato, mantendremos a los artesanos profesionales que de forma sería y honesta trabajan para ofrecer carne diferenciada, y protegeremos a los ganaderos y carniceros que crían y proponen productos fuera de la línea convencional. En definitiva estimularemos el mantenimiento de la cultura gastronómica en torno a la carne y contribuiremos al equilibrio entre el planeta y el plato consumiendo carne y salvaguardando la identidad y respeto por las razas tradicionales de consumo.

¿Alguna vez te han preguntado a que raza corresponde la carne que te estas llevando a la boca?

 

                     Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo.

 

 

 

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Translate »