IMG_20170825_122739

ALPICOZ DE HUESCA

El alpicoz, es una de esas frutas de la huerta que a uno lo hacen dudar a la hora de clasificarlo y definirlo. Se asemeja al pepino Cucumis sativus, aunque realmente es un melón Cucumis melo. El alpicoz es una subespecie del melón, Cucumis melo Subsp.  flexuosus (Alpicoz). Asi que, el alpicoz es más parecido al melón, aunque su uso culinario es similar al pepino.

La semilla del Alpicoz de la que hoy estamos hablando procede de la localidad de Bierge, de casa Frechín. Así me lo hace saber Alberto Ruiz uno de los socios de la Cooperativa “La Sazón” que los cultiva en la huerta de Salas situada en la capital Oscense.

Alberto Ruiz de la Cooperativa La Sazón

Alberto Ruiz

Las características de esta planta es su rusticidad y buena adaptación. La siembra es durante los meses de mayo, junio y hasta mitad de julio y la recolección en los meses de agosto y septiembre. Los frutos son alargados de entre 30 a 40 cm incluso más, y unos 4 – 5 cm de radio. La piel es muy fina, sin pinchos y de color verde claro. Las flores son pequeñas y de color amarillo.

El aspecto que conviene destacar del alpicoz, es la ausencia de amargor. La suavidad y textura fina lo hacen muy atractivo para unos y a la vez muy insulso para otros. Ya conocen el refrán; “Sobre gustos no hay nada escrito”.

Flores de alpicoz

Flores de alpicoz

Resulta curioso encontrar una semilla de esta naturaleza en tierras Oscenses, dentro de la tremenda erosión genética que está aconteciendo en el mundo rural. Parece ser que todavía hay personas que se resisten a perder el arraigo cultural de sus antepasados.

Los pepinos proceden del sur de Asía y no llegaron a España hasta el siglo IX. Nunca faltaban en las mesas de Faraones y Emperadores. En la actualidad su consumo en Aragón es muy escaso, principalmente se da en las comarcas de la Hoya de Huesca, Somontano Oscense y los Monegros.

Alpicoz adulto

Alpicoz adulto

ENSALADA DE ALPICOZ DE HUESCA CON OLIVAS DE CASPE

Ingredientes

plato 2

Elaboración

  1. Pelar el alpicoz y cortar al gusto.
  2. Colocar en una fuente o plato, acompañar con las aceitunas, sazonar y aliñar con el aceite y el vinagre.
  3. Recomendable que el alpicoz este fresco.

plato 1

Comentario

Ensalada muy atractiva y refrescante. El sabor del alpicoz es muy interesante, combina muy fácil y permite elaborar ensaladas o aparitivos de auténtico lujo. En esta receta, alpicoz, aceitunas y aceite hablan de identidad y de territorio. Una ensalada que dice tanto, con tan pocos ingredientes.

¡¡Buen provecho¡¡

                                                                         Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo.

Posted in HORTALIZAS and tagged .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image