ESPELTA DE POMAR DE CINCA CON ZANAHORIAS DE ATECA

ESPELTA DE POMAR DE CINCA CON ZANAHORIAS DE ATECA

Semilla de espelta menor de Pomar de Cinca

La espelta es una variedad de trigo que le gusta el frío, ofrece producciones menores a trigos convencionales y necesita más recursos para obtener su harina por lo que la rentabilidad es menor. A estas alturas esta demostrado que mirar las cosas con el único criterio de la rentabilidad significa obviar muchos otros detalles de igual o mayor valor ambiental, social y patrimonial. Las ventajas de la espelta radican en la cáscara, esa película protege de las plagas de insectos al grano de una forma natural por lo que la calidad de la harina es mayor desde el punto de vista nutricional y ambiental.

En Pomar de Cinca, la familia Palacín ha recuperado el cultivo de -espelta pequeña- desde hace más de una década, ofrece una harina ecológica de uno de los trigos con más historia y potencial nutricional para el consumo humano. Por todas las cualidades que tiene resulta muy interesante para hacer recetas con más sabor, más olor y más color.

Harina de espelta

La harina de espelta que comercializa -BioPalacín- es vitalidad y frescura para realizar elaboraciones con todo el sabor y llenas de matices, además de resultar muy interesante por su excelente digestión. La harina presenta un color blanco amorronado, no presenta acidez, aporta notas dulces y una personalidad única. Al molerse en molino de piedra ofrece mayores cualidades organolépticas.

Semillas de zanahoria borriquera morada de Ateca

Hace un mes presentaba las zanahorias de Ateca en este blog, en ella daba información de los usos tradicionales de esta variedad local. Como dice el refrán; -al que cierne y masa de todo le pasa-, decir que he realizado una pastel de zanahoria no tiene gran merito, lo excelso ha sido el hacerlo con esta variedad y disfrutar del resultado. Una emoción inédita y una sorpresa en toda regla, un lujo gastronómico el poder sorprenderse de nuevo de la expresión de esta singular zanahoria tradicional como lo hicieran nuestros antepasados.

Zanahoria borriquera amarilla y morada rallada

Las zanahorias borriqueras de Ateca, es una variedad tradicional que pertenece a la familia de las umbelíferas, su nombre científico es Daucus Carota. La parte comestible de esta hortícola es la raíz. Esta variedad presentan un tamaño medio, con forma alargada y cónica, el cuello más ancho y el extremo acabado en punta. La raíz es de color morada o amarilla, piel fina, ofrece un intenso aroma a hierba y el característico sabor silvestre de la zanahoria. La textura es consistente, sometida a cocción se pone blanda rápidamente. Destaca su sabor dulce y las notas a frutos secos de esta variedad.

El hermanamiento de la espelta y las zanahorias aportan matices a frutos secos muy reseñables, entre ellos destacar el de la nuez y las avellanas.

PASTEL DE ZANAHORIAS

Ingredientes

  • Harina de espelta menor ecológica de Pomar de Cinca, 600 gr.
  • Zanahoria rallada, 350 gr.
  • Zumo de naranja, 1,5 dl.
  • Aceite virgen extra Verdeña, Negral y Alquezarana de Bierge, 3 dl.
  • Panela, 350 gr.
  • Levadura royal, 25 gr.
  • Huevos de gallina raza Sobrarbe de Velilla de Cinca, 6 unid.
  • Canela, 1 c.c
  • Bicarbonato, 1 c.c.

Elaboración

  1. Poner aceite, panela, azúcar y huevos en un bol y mezclar con batidora.
  2. Al zumo de naranja añadir la canela y el bicarbonato, mezclar bien y verter sobre la mezcla anterior.
  3. La levadura la mezclamos con el harina y la incorporamos poco a poco sobre la base de huevos, panela, azúcar y aceite sin dejar de batir.
  4. Rallar la zanahoria y añadir a la masa, mezclar con espátula y escudillar sobre placa de horno con papel o moldes encamisados.
  5. Cocer en horno 7 minutos a 220 º C y luego en torno a 15 minutos a 180 º C.
  6. ¡¡Buen provecho¡¡

Comentario

Sinergias locales, alimentos que hacen de la cocina un arte y de la vida un verdadero disfrute. Emocionante sabor que actualmente muy pocos pueden disfrutar y no es por culpa del precio ni de la escasez, es tan solo por que hemos dejado casi perder una zanahoria con matices y sabores únicos por no prestar atención de las cosas buenas, baratas y sostenibles. Gracias Antonio por tu instinto en conservar y mantener esta hortaliza local.

¿Acaso no es hora de empezar a tomar en consideración el papel que han jugado las variedades tradicionales en el territorio rural?

Cambiando el hábito de comer, cambiamos el mundo.

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Translate »